Preparar esta preciosura no puede ser más fácil.
Toma un cuenco o bowl de tamaño mediano y llénalo hasta la mitad con agua. Luego pon otro bowl de tamaño más pequeño adentro. En el espacio que queda entre uno y otro, pon pétalos y flores de tu jardín. Elije hojas, flores, ramitos de lavanda, ramas de canela, rodelas de limón, lo que más te guste, y distribuye con cuidado cada pieza en el agua.
Llévalo al freezer por 48 horas.
Para desmoldar, vierte 1 taza de agua caliente en el interior del bowl pequeño y éste se desprenderá del grande. (Ten cuidado de no verter  agua caliente en cualquier otro lugar, o arruinarás todo). Para separar el hielo del bowl grande, mételo en agua fría de manera que el nivel del agua llegue casi hasta la parte superior del recipiente.  En un par de minutos, el recipiente se separará del hielo.
Tan pronto como hagas esto debes usar tu cuenco.  Llénalo de trozos de frutas, camarones o una rica ensalada, y agasaja con este delicado detalle a tus seres queridos.