Underwood 11 Typewriter
Un libro de arte por un par de esquíes. Una falda bordada por unos aros de plata. Clases de Danza del Vientre por una asesoría Feng Shui.
Organizadas en mi casa, al menos cuatro ferias del trueque.
Todo sin el sobrevalorado dinero de por medio. Una práctica maravillosa que muchos rescatamos cada vez más. Una vieja usanza en que se hace presente el luminoso espíritu de la colaboración que siempre viene de la mano de la confianza, cuyo perfume, siempre expande la vida.
¿Mi último trueque? Lecturas de Tarot a pasajeros del hotel Kennedy, a cambio de un happy hour para cuatro personas.
 
Creative Commons License fotógrafo: alexkerhead