Yalal al-din Rumi

amantes RumiYo estoy ebrio y tu estás loco,
¿quién nos va llevar a casa?
Por donde quiera que mire en la ciudad
no veo a nadie consciente; cada uno
está peor que el de al lado, cada uno
peor que el frenético y loco que están allá, más allá.
Querida, ven a la taberna de la ruina
y experimenta los placeres del alma.
¿Qué felicidad puede haber
aparte de esta conversación íntima
con la Amada, el Alma de las almas?
Perteneces a la taberna:
tu ingreso es el vino, y vino
es todo lo que compras.
No des ni siquiera un segundo a las
preocupaciones de los que son solamente sobrios.
¿Acaso he vivido tanto tiempo entre los lisiados
que he empezado a cojear yo mismo?
Sin embargo, ni una bofetada de dolor
puede perturbar una embriaguez como esta.

Yalal al-din Rumi