holgazanesPara Thaddeus Golas, autor de este pequeño pero contundente libro, iluminación es toda experiencia de ampliación de la conciencia.
Los seres somos energía que se mueve entre expansión y contracción y las experiencias que vamos teniendo siempre son acordes a nuestro nivel de conciencia. Los seres que oscilan más hacia la expansión son más permeables a la luz que los que pendulan hacia la contracción.
Golas, sin embargo, nos invita a aceptarnos, cómo y dónde estemos, entendiendo que el amor es la acción más elevada y sagrada, y siempre es inclusivo, hasta del desamor.
” Soy un holgazán. La flojera me impide creer que la iluminación requiera esfuerzo, disciplina, una dieta estricta, dejar de fumar y otras demostraciones de virtud. Esta es quizás la peor herejía que podría plantear, pero debo ser sincero antes que reverente. Me estoy dando el trabajo de escribir este libro para evitarme la molestia de tener que hablar acerca del tema”.
“Existe una remota posibilidad de que esto sea lo que alguien necesite leer para sentirse mejor consigo mismo. Si eres una persona bondadosa y deseas saber qué esperar de la iluminación y el motivo por el cual la iluminación te llega -con o sin ayuda de sicodélicos- ,entonces esto es para ti.”
“Quizás a muchos de nosotros nos disguste el lugar que ahora ocupamos en el universo, pero podemos estar seguros de que llegamos a donde estamos a través de nuestras propias decisiones de expandirnos al amor o de evitarlo.
El tipo de cerebro y cuerpo que tienes, tu familia y sociedad, el tiempo histórico en que naciste; sólo tú determinaste éstas y otras cosas, con tu grado de expansión, con tu disposición a amar. Nadie te hizo nada.Nadie te forzó. Existe completa justicia en lo que cada uno de nosotros experimenta en cada segundo del día.”
(…) ” No tiene sentido preocuparse o plantearse interrogantes acerca de condiciones espirituales peores o mejores, aunque ese juego está a nuestro alcance. No te será posible elevarte por sobre tu nivel actual de vibraciones hasta que ames tu actual situación”
En el capítulo 2, Mira mami me iluminé, Golas dice que no hay nada que tengamos que hacer para lograr la iluminación, sencillamente, porque esa experiencia potencial se encuentra en nuestro interior. No hay apuro, la expansión total se encuentra allí, más allá del tiempo.
“Tú eres el único causante de tu nivel de existencia (…) La experiencia de ser forzado o controlado, en contra de tu voluntad, puede presentarse sólo cuando te densificas, cuando contraes tu capacidad de darte cuenta.”
Muchos de nosotros experimentamos frecuencias altas temporales y ráfagas de iluminación, el tema, es que tendemos a volver al nivel de vibración en el cual nos sentimos estables, algo, como dice Golas, “con lo que podemos vivir”. Aunque nos cueste reconocerlo, muchas veces, amamos nuestras cadenas.
Existe, sin embargo, una actitud positiva que podemos asumir siempre: está bien si ocurre, está bien si no ocurre.
“Existe un paraíso adentro y alrededor tuyo en este mismo instante; y, para estar allí, no necesitas hacer ni un solo movimiento, ni siquiera levantar los ojos de esta página. Puedes abrirte a la perfección del diamante en todo lo que ves y sientes. Si no crees que esto pueda ocurrir con tanta facilidad, limítate entonces a ser amoroso en cada instante, y confía en que este estado vendrá a ti.”
“No tienes que probar nada. No puedes probar nada: tus vibraciones siempre evidencian la verdad, no puedes falsearlas”.
“El ser lo que eres es una joya de perfecto éxtasis. Te encuentras en el nivel de conciencia que tiene el máximo de placer y éxtasis que eres capaz de aceptar”.
“Nunca tienes que cambiar lo que estás viendo, dentro o fuera de ti; es la forma cómo lo ves lo que tiene que cambiar (…) no importa lo que otros hagan: tú eres el único responsable de lo que te ocurre. Lo que ocurre afuera no determina, ni siquiera en un grado mínimo, tus sentimientos y experiencias: tu vida está enteramente gobernada por tus vibraciones, por lo que ellas te comunican y por la forma en que tú respondes.”
“En todo caso nunca estás solo, hay muchos seres que están conscientes de ti en todo momento, amándote, listos para hacértelo sentir cuando quiera que estés listo para recibirlo, cuidando de que no te hundas demasiado, alentándote a amarte a ti mismo.”
El Manual: Aún más flojo (capítulo final):
– Somos seres iguales y el universo está formado por nuestras interrelaciones.
-¿Qué estoy haciendo en un nivel de conciencia donde esto es real?
– No te resistas
– Amalo tal cual es.
– Ama tanto como puedas en este momento.
– Esté consciente o no de ello, soy uno con la causa de todo lo que existe.
– Lo sienta o no lo sienta, soy uno con todo el amor del universo.
– El amor es la única dimensión que debe ser modificada.
– Ve, más allá de la razón, hacia el amor: es seguro. Es la única seguridad.
– Todos los estados de conciencia se encuentran a tu alcance en este momento.
– Siempre está en nuestro interior la posibilidad de relacionarnos de esta forma.
– A la iluminación no le importa la forma cómo llegas allí.
– Cualquier cosa que hagas, ámate a ti mismo por hacerla.
– No hay nada que debas comenzar a hacer para lograr la iluminación.
– También esto puedo conocerlo con total conciencia.
– Yo no negaría esta experiencia a la Mente Única.
– Y qué creíste que era lo que tenías que amar?
Cuando aprendas a amar el infierno, te encontrarás en el cielo.
Gracias, hermanos y hermanas, por dejar que mi conciencia está en este lugar.
Thaddeus Golas. Manual de iluminación para holgazanes. Traducción de Alejandro Celis y Gonzalo Pérez. Editorial Cuatro Vientos.1980

Puedes leer el libro aquí