Todo es más viejo que el hilo negro, sólo que ahora hemos crecido en conciencia y podemos sostener cierto tipo de información, como que el tiempo no es lineal, y como que somos responsables de todo lo que creamos en nuestras vidas.

Cuando éramos niños entregábamos nuestras preocupaciones al Ángel de la Guarda o a Dios, luego fuimos dándonos cuenta, que somos Dios, o lo que es lo mismo, para entendernos bien, una gota de mar en el mar. Por eso, orar, decretar, o entregar al Original, a nuestro Ser Superior, es lo mismo. Distintos caminos que llevan al mismo lugar, donde al final, lo único importante, es vibrar en amor.

Los dejo con esta excelente reflexión de mi hermaga.

Por Náyade Quiñones Li

 
NayiEs IMPRESIONANTE la capacidad/rapidez del ser humano de materializar su realidad.
Yo visualizo muchísimo, casi como un ejercicio y ayer me d icuenta que todo lo visualizado antes de Navidad estaba hecho!! wow!! Tiempo récord. Eso es interesante, la capacidad de materializar ha aumentado muchísimo. Eso es bueno y malo a la vez. Ya que si estamos alineados materializaremos cosas maravillosas, de otra manera, el sufrimiento y las consecuencias indeseadas están aseguradas (instant karma).
Si aplicamos esa capacidad consciente a la vida diaria, cambiamos nuestra existencia. En realidad lo estamos haciendo a menudo… estamos visualizando, decretando, moviendo, materializando, estamos creando nuestra realidad día a día, momento a momento. El ser consciente de nuestros pensamientos-sentimientos-actos-palabras y transformarlos a una forma positiva creará una realidad más feliz.
Esto lo descubrí hace unos años. Sin leer nada, ni seguir a nadie… un día se me ocurrió, lo hice, me dije -si esto resulta, lo seguiré haciendo siempre y lo creeré firmemente- resultó…. y aquí estoy!
Para mí, ¿Qué son los decretos? Son la capacidad de expresar la sabiduría interna más profunda, nuestra conexión con el “yo superior”, nuestro original.
¿Qué es la teoría del doble u original? es sólo la ejercitación de esa conexión a ese “yo superior u original”. A ese Yo PERFECTO que habita en mi misma, en alguna otra parte, llámese plano, realidad alterna, plano de conciencia superior… lo que sea. Que se encuentra alineado 100% a la FUENTE (Dios, Verdad suprema, Gran espíritu, etcétera).
Cuando estamos alineados a nuestro plan divino, que es puro amor, las cosas mágicamente nos salen bien. Todo fluye y se encauza.
Cuando caminamos ciegos y arrogantes de estas verdades, el camino se nos hace duro y pedregoso.
La mente alineada al alma es una herramienta maravillosamente poderosa para el bien. La mente escindida del alma es una herramienta peligrosa. Cuando el alma está enferma (por karma, contratos, creencias) también se vuelve peligrosa y sufrimos. La solución siempre es alinearnos con el alma superior, aquella en contacto con Dios.
El ALMA, que siempre sabe, que está en contacto con Dios, que nos guía, que se manifiesta a través de nuestros deseos más puros y elevados. Cuando se expresa en intenciones, le llamo “DECRETOS”. Cuando se expresa en confianza, le llamo “FE”.
El ALMA ENCARNADA y el ALMA DIVINA (o yo superior), cuando están en comunicación constante nos permiten llevar una existencia plena, maravillosa, fructífera, armoniosa con los otros y el entorno. Porque Dios es Amor (aunque suene cliché). Nada está puesto aquí al azar, todo fue creado con sumo cuidado, incluso esas cosas que nos duelen, para nuestro mayor bien, sí, incluso aquellas.
Cuando ALMA ENCARNADA Y ALMA DIVINA, se hacen UNO, eso se llama iluminación.
Decretar, fluir, conectarnos al doble no es nada más que materializar nuestra más pura y alta vibración, nuestro más elevado propósito en este mundo. Por eso cuando nos conectamos a todo eso, nos salen bien las cosas… Porque allá en ese plano que nosotros aún ni siquiera vislumbramos, de amor y luz, nos aman demasiado.
…Tanto que a veces incluso, nos permiten el dolor, como el padre que mira a su hijo, andar en bicicleta por primera vez, sabiendo que probablemente se va a caer si pasa por esas piedras.
Confían en nosotros.
Entonces, quizás cuando pidamos, deberíamos decir: “Pido que fluya esta situación, alineado con mi plan divino, para el más alto propósito y el mayor bien para todos los involucrados”.
 
“Gracias Alma mía, por llevarme siempre por el camino del amor”
 
 
* Nayi Quiñones Li Enfermera Universidad de Chile – Instructora en Técnica de Lectura de Registros Akáshicos – Master Reiki – Magnified Healing – Facilitadora Floral – Tarot Akáshico– Canalizaciones – Masaje Metamórfico – Terapias Energéticas Integradas– Trabajo de Conciencia con Ancestros – Terapeuta de Esencias Chamánicas del México Antiguo – Guardiana del fuego Sagrado – Constelaciones Familiares Sistémicas