Estamos ad portas de cerrar el año y quiero agradecer la alegría por el trabajo bien hecho, junto a los profesores de Haciendo Sagrado lo Cotidiano, y a mi querido amigo y web master, José Antonio Delpiano, que mantiene en forma impecable esta página que ahora lees.

Agradecer el trabajo absolutamente comprometido de cada uno de ellos, la excelencia en la entrega de cada uno de los 19 cursos que conforman nuestra red (sin contar los talleres), y la confianza en la conducción y gestión de nuestra pequeña gran Escuela de Lenguajes Simbólicos.

Y por supuesto a cada uno de ustedes, nuestros queridos y fieles alumnos, consultantes de sesiones, lectores y amigos, parte fundamental de este tejido de amor, en que en cada clase buscamos referentes que nos acerquen al encuentro con el sí mismo.

2020 ha sido un año de muchos aprendizajes, de constatar una vez más, que la lejanía física no es nada, si cuidamos la cercanía emocional.

Seguimos en diciembre con Registros Akáshicos Nivel II , Tarot, Astrología, El Legado de María Magdalena, y Geometría Sagrada. Y ni se imaginan la sorpresa que estamos preparando para Enero, que anunciaremos muy prontamente.

Seguimos trabajando con la calidad y la calidez que nos caracteriza. Gracias, gracias, gracias.

En la foto, una imagen que me acompaña hace años: Allegoria della Chiesa particolari del piaceri della danza, de Andrea di Bonaiuto, fresco de 1350, en Santa María Novella, Florencia.