CLASES DE TAROT
Conviértete en un intérprete de símbolos conociendo en profundidad el Tarot, a través de tu propio camino de crecimiento personal.

  • Orígenes del Tarot
  • Arcanos Mayores y el camino hacia la individuación
  • Arcanos Menores y el camino de los elementos
  • Las Figuras de la Corte
  • Tiradas y Lecturas
  • Ética y Límites del Tarot

Horarios:
Miércoles en las tardes, de 19:00 a 20:30 horas,
o Jueves en las mañanas, de 10:00 a 11:30 horas
Comenzando el miércoles 1 de agosto (o el jueves 2), finalizando el miércoles 19 de diciembre (o el jueves 20)
Valores:
$ 180.000 el curso completo (20 clases de hora y media c/u)
Forma de pago: $ 36.000 cada cuatro clases
Insripciones abiertas documentando los dos primeros meses.
Grupos pequeños. Cupos limitados.
 
Consultas :
Mónica De Simone
Licenciada en Literatura Universidad de Chile
Licenciada en Estética Universidad Católica
Diplomada en Tarot en la Escuela de Estudios Esotéricos Quirón
[email protected]
99806734
 
 
Tarot: Un Catecismo ilustrado
Existen diversas teorías sobre el origen de las bellas y enigmáticas ilustraciones que conforman la baraja llamada Tarot.
Las fuentes arcaicas aluden al legado de los egipcios, al libro de Toth especificamente. Algunos, yendo todavía más lejos, piensan sería herencia de los antiguos atlantes, quienes lo habrían recibido a su vez de seres extraterrestres. Las fuentes cercanas postulan que las láminas habrían aparecido en comunidades esotéricas a principios de la Edad Media, en el sur de Francia, difundiéndose por toda Europa, a partir de tribus nómadas de gitanos.
No hay acuerdo al respecto, aunque sí en que el Tarot proviene de maestros espirituales quienes guardaron en las simbólicas imágenes conocimientos esotéricos y herméticos.
La tesis que a mí me gusta enarbolar, es aquella que sostiene que alguna vez el Tarot fue un libro de Sabiduría revelada, convertido inteligentemente en naipe, para ser salvado de la hoguera.
Así, hoy, el Tarot es una baraja oracular compuesta de 78 cartas, divididas en 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Los Arcanos Mayores representan arquetipos universales por los cuales transitamos a lo largo de la vida. Los Menores, en cambio, se relacionan con aspectos más cotidianos y concretos del quehacer diario. Entre ellos están los palos de Bastos, Copas, Espadas y Oros, representando a los cuatro elementos, respectivamente; Fuego, Agua, Aire y Tierra. En este grupo se encuentran también las dieciséis láminas llamadas “Cartas de la Corte”, funcionando todas, mediante el estudio, la meditación y la relación de sus imágenes, como una poderosa via que proporciona valiosísimos mensajes de autoconocimiento y ascenso espiritual.
Es importante subrayar que el Tarot es una herramienta de interpretación y no de decretos. Así, el futuro en nuestras vidas, lo vamos construyendo día a día, a través de nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestras emociones.
La carta que ilustra esta nota es La Fuerza, el Arcano XI del Tarot de Marsella, una chica con sombrero de lemniscata que sujeta con delicadeza las fauces de un león. Ella se situa al centro de toda la estructura oracular, instándonos a dejar aflorar la esencia, para que la luz domine a la sombra, permitiendo que en nuestra vida lo sutil penetre lo denso.
Pues cuando cualquiera de nosotros comienza a trabajar en sí mismo(a), entra en conflicto con las fuerzas de la personalidad y las de la sensualidad. Y el Iniciado, dicen los maestros, es precisamente aquél que ha conseguido dominar estos dos tipos de fuerza y los ha puesto al servicio de la esencia.
Mucho se ha escrito sobre este verdadero catecismo ilustrado que es el Tarot y mucho se seguirá escribiendo y develando. Un libro bello, que como un océano insondable, cuenta una historia cuya culminación es la unión de las polaridades, el principio sagrado que es la base del universo, la danza cósmica HACIA EL UNO, la impronta que nos curará.