Hace mucho quería escribir sobre los Orbes, esas esferas de luz que aparecen hace ya algún tiempo en nuestras fotografías, y que como muchos otros fenómenos, siguen perteneciendo todavía al fascinante terreno del misterio.
Lo cierto es que los Orbes, esos globos lumínicos, no salen en cualquier fotografía, sino que se manifiestan cuando hay personas, animales, plantas, o seres sintientes “vibrando alto”, ya sea en meditaciones, en oraciones, en la naturaleza pura, e incluso en situaciones alegres como cumpleaños, celebraciones, reuniones de amigos. Y también en momentos importantes de transición; por ejemplo, al despedirse de una casa para partir a habitar otra.
No sabemos que son, pero de que están, están. ¿Serán ancestros? ¿ángeles? ¿devas de la naturaleza? ¿presencias guardianas? ¿manifestaciones o emanaciones de nuestro propio ser?
Lo que sí sabemos es lo que no son: algunas explicaciones de aquellos que se mantienen escépticos suelen ser que estas “supuestas” apariciones no son más que partículas de aire cercanas a los lentes de las cámaras, o simplemente polvo, humedad o “alguno que otro insecto”. Algunos fotógrafos señalan que serían  “problemas en los lentes, fallos internos de los equipos , manchas químicas en los films de 35 mm., o sin ir más allá, gotas en las ventanas, reflexiones de la luz.”
Michaell Ledwith (en la foto) ha estudiado con pasión el fenómeno de los orbes. Nacido en Waxford, Irlanda, en 1942, fue ordenado sacerdote católico en 1967 despues de haberse graduado en Artes, Filosofía y Teología. Tiene una larga trayectoria dentro de la Iglesia en distintas actividades y cargos que ocupó, como haber sido durante diecisiete años asesor del Papa en la Santa Sede de la Comisión Teológica Internacional. Entre otras cosas, se convirtió en Diácono de la Facultad de Teología en 1979 y VicePresidente del Colegio St. Patricks (el mas grande seminario en Irlanda) en 1980 sirviendo hasta ser nombrado Presidente en 1985. También fue uno de los participantes del ya famoso documental de Física Cuántica, What the bleep do we know!? ( Qué diablos sabemos?), del año 2004, y autor de los libros Cómo Jesús se convirtió en Cristo y The Orb Project.
Luego de una investigación exhaustiva y sistemática de los orbes en todo tipo de situaciones, de día y de noche, y en todo tipo de condiciones atmosféricas, con el fin de descubrir todo lo que pudo acerca de su naturaleza, y las situaciones en las que podría ser su presencia más fácilmente detectada, Ledwith ha acumulado hasta la fecha, una colección de más de 100.000 imágenes, llegando a definir a los orbes como concentraciones de energía que el ojo humano no capta, pero sí la lente de la cámara fotográfica, señalando que las personas que creemos que hay vida después de la vida, y presencias más allá de lo aparente, podemos sentirnos muy felices, pues, ha llegado a la conclusión, que estos círculos de luz  son emanaciones de seres espirituales.  Hipótesis que puede tener muchas implicancias en relación a nuestra comprensión de nuestro lugar en el cosmos.
Al ser consultada, Marisol Abad, maestra de Reiki, señala: “Están y han estado siempre. Son otro aspecto más de este universo y tienen que ver con emociones y vibración. Como “ecos” manifestados en estas formas de perfección geométrica. Los hay tambien distintos entre sí, no sólo por el porte, si no por la conformación que da el aspecto “color”. También pueden considerarse guardianes. Hay uno que aparece siempre con un aspecto lila en algunas fotos que me he sacado y lo siento asi: ¡guardián!
Alicia Parra, Terapeuta Holística, amplia: ” al elevar nuestra vibracion, ésta se irradia, y se atrae esta energía hermosa”, “y probablemente  se hacen presentes o visibles, para que nuestras mentes incrédulas tengan mayor certeza, porque hay veces que no salen en las fotos, pero cierra los ojos y el lugar esta lleno…”
Ahora te invito a observar atentamente la secuencia que sigue y decidir por ti mismo. (Puedes agrandar las fotos pinchando cada una)
 

 
 
 
 
 
¿Te gustaría ver más?
 
Fotografías: Gentileza de Michael Ledwith y Flavia Carrión.