luz“Querida Mónica, sé que estás muy cansadita, pero lo ocurrido el fin de semana es un hecho muy potente. El corazón del universo está muy agradecido por ello, fuerza y energía para seguir adelante. Tranquilidad para las conclusiones y estrategia de lo que se viene. Suerte en todo y con seguridad y protección infinita para ustedes.”

(Canalización realizada por alguien que prefiere celar su identidad)

Todavía decantando lo vivido, imposible ponerlo en palabras.
Me cuesta volver,siempre me cuesta.
Claro, físicamente, el evento ya se acabó, pero etéricamente, de alguna manera, sigo ahí.

 
Aprender para sanar, aprender para evolucionar.
Aperturado por el sacerdote maya y lama tibetano, el chamán mexicano Don Lauro de la Cruz, no por nada llamamos al Primer Congreso de Astrología de Chile, “Sembrando Conciencia”.
Lo que hicimos, entre todos, astrólogos, asistentes, organizadores, fue bajar luz.
Para muestra, tres botones:
* Ponencia sobre el Sagrado Femenino en la Carta Astral.
En mitad de la conferencia, recibo este mensaje: Hola Mónica, como estás ,te comento que fui al ginecólogo y ya no tengo el mioma, he orado mucho, y gracias por la bendición del útero. Te agradezco. Mil bendiciones y un fuerte abrazo.
* Ponencia sobre Astrología y Ancestrología.
Doscientas personas inclinándose a honrar a sus ancestros.
Doscientas personas enviando la fuerza de sus ancestros a las nuevas generaciones.
* Ponencia sobre Astrología Kabalista.
Entrego el micrófono para la última pregunta. Lo toma un joven, de veintitantos años, y le dice al expositor que no quiere preguntar nada, sólo agradecer lo vivido, y las puertas que se le han abierto estos tres días. 
¿Cuál es tu nombre?_ pregunta el astrólogo. 
Josué_ responde.
 
El que tenga ojos que vea, y el que tenga oídos que oiga.