Estamos a una semana del eclipse parcial lunar, que viviremos en la próxima Luna Llena en Tauro del próximo 19 de Noviembre. Para la Astrología, los eclipses son eventos que movilizan la energía hacia lo que nuestra vida necesita integrar. Pero no les voy a hablar en este posteo del eclipse (habrá otro), sino de quienes lo preceden.

Si hay un tema dentro del vasto mundo de la Astrología que me gusta, es el de los Nodos. Esos puntos matemáticos, que marcan un punto evolutivo y resumen el viaje del alma.

El Nodo Sur es lo que traemos; algunos astrólogos lo vinculan al linaje, a los ancestros, y otros, a vidas pasadas. El Nodo Norte es hacia donde tenemos que ir. Marcado en la Carta Natal de cada uno, el Sur invita a cerrar temas, y el Norte indica Propósito. Y para todos, los Nodos en el cielo, en los tránsitos que vamos atravesando, de los cuales les voy contando semana a semana.

Así, en Enero, dejaremos como humanidad, el axis Sagitario – Géminis (Sur y Norte respectivamente, del cual ya hemos hablado), para pasar al axis Escorpio – Tauro, que tiene que ver con la valoración.
Y hasta el 2023 estaremos en este trabajo, desde el Nodo Sur, que será ir soltando, liberando y regenerando todo el dolor, dejando ir la antigua vida, para poder tomar la nueva vida. Escorpio es pulsión de muerte, y Tauro es pulsión de vida. Y siempre van juntos, la vida y la muerte. Tanto, que quien no sabe morir, no sabe realmente vivir.

Y este nodo Norte en Tauro, lo tendremos con Urano en Tauro. Los temas de dinero, de las monedas, de lo financiero, de lo digital, de la tecnología asociada a la banca, se viene con todo. Teorías hay muchas, que si las bitcoins, que si el dólar dejará de ser la moneda internacional para dar paso al yuan digital. Lo cierto es que se vienen nuevas formas. Y pondremos en justo lugar también nuestra valoración personal.  Valoraremos nuestro trabajo y nuestro tiempo (¡Enhorabuena!), nuestras relaciones y cómo invertimos tiempo y energía en ellas.

Tauro nos dirá, baja el ritmo, vuelve a la Tierra, vuelve a tu cuerpo. Vuelve a la naturaleza, aquiétate. Enraiza. Toma la vida.

 
Y quizás Urano irrumpirá con grandes manifestaciones climáticas y con una revaloración de la alimentación, invitándonos a  comer cada vez menos animales. Algunos ya estamos plantando lo propio, desde la autosustentabilidad y como espacio de sanación.

Tauro también es belleza y sensualidad. Volverermos a mirar de nuevo, toda la maravilla que nos rodea, el milagro de lo simple, en una flor, en un atardecer. Volveremos a tocarnos, desde donde siempre debimos hacerlo, considerando nuestros cuerpos templos. Haciendo Sagrado lo Cotidiano.

 
Que tengan lindo finde.