Felices Pascuas de resurrección para todos, especialmente para quienes leen y valoran estas líneas, los días domingo.

 

Vamos despacio, que estamos entre eclipses. Procesos que empezaron a moverse más o menos en septiembre, octubre, del año pasado en nuestras vidas, van marcando su fin. Dejemos morir para dar espacio al renacer.

 

Mañana, Mercurio en Aries empezará a retrogradar, y estará casi un mes durmiendo, hasta el 25 de abril. Conjunto a Quirón, nos conectará con nuestras historias de dolor, con aquello que alguna vez nos avergonzó, o con esos “no creo que pueda”, “no sé si tengo la formación o la habilidad”, y todos los etcétera. La invitación es a escucharnos y trascender ese antiguo yo, para ir hacia el nuevo yo, Sol y nodo norte en Aries, mediante. Excelente momento para revisar nuestras narrativas internas haciendo terapia.
Y como siempre, tener paciencia con la tecnología y precaución de postergar, en la medida de lo posible, firmas y compras importantes.

Desde mañana, y hasta el jueves, Venus y Neptuno unidos en Piscis nos recordarán el amor universal, la empatía con la humanidad, y la inspiración en nuestros vínculos, con los terrestres y con los celestes. Momento de servicio y devoción. Magnífico para músicos, artistas, poetas, para conectar con la naturaleza y para cultivar también nuestro misticismo.

El jueves, Marte y Saturno en Piscis, en conjunción aplicativa, nos invitan desde ya a tomar acción por el colectivo y también por nuestros sueños, de manera comprometida y perseverante.

El viernes, Venus entrará en Aries, para preguntarnos una vez más, por nuestro deseo e impulsarnos a ir hacia él. En sextil a Plutón en Acuario, seguiremos transformándonos y nuestras relaciones y deseos, junto a nosotros. Nuevas valoraciones sobre nosotros mismos traerán nuevos vínculos y nuevas maneras de vincularnos.

Seguimos haciendo Astrología para todos. Soy @monica.de.simone de @sagradolocotidiano
Gracias por estar ahí y buena semana.