El finde pasado , con el Sol en Piscis y la luna menguante, fueron magníficos días para hacer un descanso energético y desconectarse, para poco a poco, seguir tomando vuelo en relación al trabajo, pues como ya les he comentado, estamos al final del año, astrológicamente hablando.

Así y todo, Marte en Géminis está muy presente, y nos pregunta, ¿aquello que pensaste lo dijiste?, ¿aquello que pensaste hacer, lo hiciste?

Esta semana se está formando un stellium en Piscis, y como sabemos, Piscis es el último signo de la rueda zodiacal, y nos invita a la disolución del ego para conectar y fundirnos con la totalidad.

Mañana martes, Venus hará cuadratura a los nodos, y entonces podríamos sentirnos un poco incómodos en relación a temas de vínculos o valoración; sería muy bueno trabajar el merecimiento. “Yo merezco lo mejor…no un poquito, sino lo mejor” como nos ha ensañado Louise Hay.

El miércoles, el Sol se unirá a Neptuno, brindando energía para aplicar la compasión, la empatía, para abrir el corazón, para ir por terapia y sanación.

Serán días muy lindos, miércoles, jueves y viernes, para meditar, para oír música, para leer un buen libro, para ver una película, para inspirarnos, y también para limpiar y lavar las heridas, para ir hacia adentro, para conectar con nosotros mismos y con la divinidad, sin sobre exigirnos más de la cuenta.

El viernes, además, la Luna, Venus y el Sol en conjunción en Piscis, recordarán que la vibración más alta a la que podemos asociar lo Neptuniano, es a la energía crística de sacrificio (que significa sacro oficio; sagrado oficio), y la más baja, la que lleva victimización y escape, cayendo en excesos con el alcohol o las drogas.  Todo, siempre, tiene su luz y su sombra, y podemos elegir dónde nos queremos situar.

Así, toda esta semana será de mucha creatividad, de mucha inspiración, y de conectar con aquellos otro mundos, más sutiles, con sueños muy vividos, también.  Ojo con el exceso de expectativas, con romantizar demasiado algo o a alguien, sin sentido de realidad. Soñar sí, pero con los pies bien puestos en la tierra.

El sábado tendremos la Luna Nueva en el grado 23 de Piscis, que nos pedirá fluir, soltar el control y rendirnos confiados ante el misterio, entendiendo que lo que está sucediendo, – tanto a nivel personal como colectivo- es perfecto que esté sucediendo, para un bien mayor, que la mayoría de las veces, no somos capaces de vislumbrar.

Sembremos en esta Luna Nueva, la intención de dejar ir, con confianza, y con cariño, aquello que ya no se alinea más con nuestra alma.

No quiero cerrar estas líneas sin enviar un abrazo enorme y sororo, a todas las mujeres, de hoy y de siempre, para amarnos, respetarnos, seguir creciendo en tribu, reconociendo todos nuestros dones, y desearnos, que si desarrollamos algún poder, sea sobre nosotras mismas.

Seguimos haciendo Astrología para todos. Buena semana.