Esta mañana de domingo, tuve el honor de participar  de una ceremonia Sufi, llamada Universal, que se realizó por zoom, con más de 100 personas, orando y pulsando desde distintos lugares de nuestro bello planeta, cada uno en su idioma, pero desde el idioma universal del Amor, por ese nuevo mundo nuevo, que estamos construyendo entre todos.
 
Vamos camino a la próxima Luna Nueva en Cáncer, que será mañana lunes 20 de Julio. 
 
Sol y Luna unidos, plantando una nueva semilla, enfrentando a Saturno (en oposición partil), Júpiter y Plutón, en Capricornio, invitándonos a ser Padre y Madre de nosotros mismos. Traemos a nuestros padres en nuestro ADN, y también en nuestras memorias ancestrales, y si ya les hemos dado las gracias por traernos a la vida, si los hemos honrado, ya sanos, podemos, desde un lugar adulto, paternarnos y maternarnos, desde nuestros propios recursos internos. Si todavía no hemos dado ese gran paso de liberación, Quirón conjunto a Marte mediante, nos ayudará a perdonar, y perdonarnos. La energía está disponible, para salir del viejo relato y ver lo que nos duele, pero sin trabajo personal, no hay evolución. Excelente momento para abordar esta tarea, a partir del martes.
 
En Santiago de Chile, desde donde escribo, se discute por estos días, un proyecto de ley, acerca de poder disponer de un porcentaje del propio dinero ahorrado, que el estado obliga, a cada trabajador, a poner en un fondo, que no puede tocarse, hasta su jubilación. La obligación, que desde mi humilde entender debiera ser una opción y no una imposición, es un temazo, pues lo que está pulsando ahí, más allá del resultado, es la resistencia del antiguo modelo paternalista en que el estado nos trata como adolescentes irresponsables. Ayer comentaba, que aunque se apruebe, -lleno de restricciones y cortapisas como presumimos-, de cualquier modo, el puro hecho de poner el tema sobre la mesa, es un tremendo paso hacia lo nuevo, hacia dejar de ser dependientes, y convertirnos en adultos responsables, creadores de nuestra existencia, de nuestros actos, con todas sus consecuencias.
 
Los viejos poderes, ya no tienen el mismo poder. Porque nosotros, los de ahora, ya no somos los de antes. Estamos viviendo una hermosa transformación.
 
Marte, muy cómodo en su casa, Aries, se torna activo, energético, pujante, impulsivo. Sigue cuadrando a Mercurio, por lo tanto, como habrá tensión, debemos seguir cuidando las palabras y la comunicación. Decir lo que debamos decir, cara a cara, aunque sea online, de manera asertiva y en el momento adecuado. Mercurio en Cáncer es nostálgico y trae temas del pasado. Hemos llorado y está muy bien que así sea. Vamos limpiando y sanando memorias de dolor.
 
La cuarentena está siendo muy larga y agobiante; el encierro está pesando mucho. Y todos hemos perdido algo en esta pandemia. Y no nos gusta perder. Y el duelo, duele. Nada volverá a ser como era antes, pero estoy segura habremos comprendido aquello de perder, para ganar. Pues sin duda, también hemos ganado, en conciencia y en visión. La cuarentena aceleró uniones y desuniones. A muchos nos ha entregado pausas creativas, que nos han hecho parir recién nacidos. 
 
Así, desde estos nuevos lugares, vamos a re-conocernos, re-encontrarnos con esos nuevos nosotros que somos hoy, y con esta nueva realidad que es ahora, bajo las aguas cancerianas y maternas, de esta nueva construcción.
 
Tenemos que aspirar a llegar al centro, pues el patriarcado es sombra de lo solar y el matriarcado sombra de lo lunar.
El miércoles 22, el Sol entrará en el signo de Leo, conectándonos con la vida y el amor. Felicidades a todos los creativos, generosos, nobles y corajudos leoninos.
Con la entrada de esta nueva energía, vamos a tener ganas de avanzar, de ser espontáneos, de jugar, de brillar.
Ese mismo día, Mercurio en Cáncer hará sextil a Urano en Tauro, convirtiéndolo en un muy lindo día para liberarnos de viejos patrones,y gestar los nuevos, con originalidad y alegría. En casa Haciendo Sagrado lo Cotidiano, honramos,como ya es tradición cada 22 de Julio, a María Magdalena en su día. 
 
Jueves y viernes, con la Luna en Virgo, serán buenos días para hacer limpieza, adentro y afuera. Organizarnos, para, en trígono a Urano, poder hacer cosas diferentes y salir de la rutina.
Sábado y domingo, con la Luna en Libra opuesta a Quirón y Marte, cuadrando a Mercurio, al Sol, a Plutón, a Júpiter y a Saturno, podríamos sentirnos en extremo irritables, por lo que nos va a costar ponernos de acuerdo, sobre todo en temas afectivos. Atentos, que estamos entrenando como un músculo, hacernos cargo de los miedos y ejercer la paciencia.
Seguimos haciendo Astrología para todos. Buena semana.