Qué tal, ¿cómo andan?

Con tanta agua en el cielo, Sol y Mercurio conjuntos en Cáncer, andamos ultra emotivos. Podríamos estar sintiéndonos muy vulnerables, con ganas de estar adentro del caparazón canceriano.

Nos preparamos para la Luna llena en Capricornio, de mañana lunes, que como toda luna llena, trae cierres. Se termina un ciclo relacionado con el área en que esté Capricornio en nuestra Carta Natal. 

 

En sextil con Saturno, su regente, retrógrado en Piscis, nos pregunta  sobre nuestra disciplina, sobre cómo hemos trabajado algún sueño que estemos queriendo materializar. Este fluído aspecto nos invita a ir por la madurez, el cierre y el desapego, y nos brinda apoyo. Pero no sin antes pedirnos responder acerca de dónde venimos, de nuestras raíces, de nuestro lugar de pertenencia, integrando eso que somos, pero construyendo nuevos cimientos.

En trígono a Júìter en Tauro, podemos ir hacia situaciones concretas, reales, con abundancia y prosperidad, desde una nueva visión.

Esta Luna también traerá tensión emocional pues tendremos cuadratura de Urano en Tauro a Venus, a Lilith y a Marte en Leo, que aunque se perfeccionará el jueves, ya estamos sintiendo. Esto puede traer accidentes, explosiones, estallidos, incendios, ansiedad galopante, fuertes discusiones, agresividad, rebeldías, hartazgos, hastíos, más cuando Lilith está junto a los amantes cósmicos, en Leo.  Insisto en las preguntas de la semana pasada que siguen súper vigentes:  ¿Cuántas veces nos hemos sentido no vistos, no elegidos? ¿Dónde nos hemos sentido excluidos?

 Esta semana también tendremos a Mercurio en Cáncer en cuadratura a Quirón en Aries; vamos a estar pensando o comunicando aquello que nos duele, pero quizás no seamos comprendidos.

Así, es posible que alguna situación que creíamos segura y estable, de un giro inesperado. Puede haber quiebres abruptos de relaciones, por este aspecto de bastante inestabilidad. O también querer experimentar con mayor libertad, una nueva forma de amor.

 

Son días de mucha intensidad, así es que vamos despacio esta semana. Aceptemos y conectemos con el dolor, vamos hacia adentro, y busquemos nutrirnos con aquello que nos guste. Leer, estudiar, orar, meditar, caminar, subir el cerro, hacer yoga, ir a nadar, escuchar música, jardinear, cada uno sabrá.