Venimos de la Luna Nueva en Acuario, que nos ha dado un empujoncito para el cambio, y para hacer nuevos inicios en nuestras vidas, rompiendo los moldes establecidos. El desafío sigue siendo liberarnos de lo viejo y abrir nuestra mente superior (Acuario), y ahora nuestro corazón (Piscis), hacia lo nuevo.

 
Saturno y Júpiter, Venus, Mercurio, así como el Sol, siguen estando en Acuario.Parafraseando al gran astrólogo José Millán, la quintaesencia de lo Acuariano, es que tú solo, no eres nadie. Y ese es, a mi modo de ver, el gran aprendizaje que se nos ha propuesto en el 2020, pandemia mediante.
 

Seguiremos así, en este 2021, desde la estructura saturnina, yendo hacia lo colectivo y lo comunitario, con nuevas formas. Como humanidad, iremos hacia organizaciones cada vez más horizontales y menos jerárquicas. Precioso momento de formar o reforzar la tribu. Y desde la confianza jupiteriana, seremos cada vez más libres de toda identificación que nos limite, tanto a nivel individual como global.

Esta semana, el Sol entrará en Piscis el día jueves, trayendo un poco de energía de agua, ante tanto aire y  tanta mente, tanta objetividad y tanto desapego, con tantos planetas en Acuario. Empezaremos así, a abrir el corazón, a conectar con las emociones, a bajar los muros o las barreras. El agua pisciana lavará, por lo que podremos limpiarnos de antiguos paradigmas, de viejos condicionamientos o limitaciones.

 

Cuando, en pocos días más, Sol, Venus, y Neptuno se reúnan en Piscis, haremos contacto con esas realidades trascendentes, insondables, que van mucho más allá de la lucidez acuariana. Esos mundos tan hondos, tan inasibles, que no pueden encajarse en lo coloquial, y solo pueden expresarse con otros lenguajes, fundamentalmente a través de la música, el cine, la literatura, la pintura.

Mañana lunes, y el martes, con la  luna en Aries y el Sol en Acuario, tendremos muchas ganas de avanzar, de ir por lo nuevo, aconsejo redefinir o delinear.

El miércoles, se dará la cuadratura exacta de Saturno en Acuario, a Urano en Tauro, que se repetirá dos veces más en el año, y ya sabemos que eso marcará una tendencia este 2021. Tendremos que ver cómo hacemos esos cambios que hemos visualizado querer hacer; evaluando qué mantener y qué cambiar, tarea nada fácil, pues estamos apegados a muchas falsas seguridades, a muchas creencias, y nos da miedo la incertidumbre, pero para hacer cambios habremos de renunciar, pues desde esta tensión, hemos de construir una nueva realidad, todos juntos. 

Otro aspecto complicado e incómodo, que se dará desde el miércoles, hasta más o menos el lunes de la próxima semana, es que Venus en Acuario cuadrará a Marte en Tauro, trayendo tensión entre nuestras nuevas valoraciones y las viejas formas. Atención especial en temas de vínculos; no será momento de tomar acción o decisiones con respecto a relaciones, o aquello a lo que le damos valor.

El jueves el Sol ingresará a Piscis invitándonos a las aguas profundas de lo inconsciente. Felicidades a todos los intuitivos, empáticos y sensibles piscianos.

El finde, la Luna entrará en  Géminis, y hará trígono con Saturno, Mercurio y Júpiter, será muy bueno para comunicar, citas, reuniones. Mercurio también despertará y la información empezará a movilizarse. 

 

Revisemos qué es aquello que nos ocupa tiempo, energía y lugar y qué podemos soltar, para ir trazando nuevos rumbos.

 

Seguimos haciendo Astrología para todos. Buena semana.