Veniamos navegando la vida, bajo el eje nodal Carpicornio – Cáncer, que como ya hemos comentado en otros posteos, se hizo carne de manera tan literal con el quédate en casa. Volver al nido, al hogar, a mirarnos en la intimidad, dejando en segundo plano lo social, el trabajo, el lugar en el mundo y la carrera profesional.

En breve, el próximo martes, los nodos cambiarán a Sagitario – Géminis, proponiéndonos una nueva energía evolutiva, nuevos cambios de paradigmas, redireccionándonos ahora, como humanidad, para ir dejando atrás a los sabelotodos de las verdades absolutas, y aprender en cambio, a escuchar al otro, al hermano, al que es par, al que es igual a mi, aunque me cueste ver eso. ¿Qué podemos esperar? Cambios y actualizaciones, un aire fresco y renovado en ideologías, políticas, religiones, filosofías, creencias viajes, universidades, publicaciones. Por supuesto, a nivel personal, es un muy buen momento para aprender algo totalmente diferente a lo que has estudiado hasta ahora o escuchar a alguien que piense muy diferente a ti, pues te aseguro que vas a aprender mucho.

Energía muy alineada a la era de Acuario también, en que ahora no hay un solo maestro, -como en la era de Psicis, si no que estamos todos aprendiendo unos de otros. Pues las nuevas respuestas las vamos a ir construyendo entre todos.

Por supuesto, los signos más tocados serán Géminis y Sagitario, de Sol o Ascendente, y también los que tengamos este eje nodal natal (su servidora).

 

Iniciamos la semana, y seguimos con la cuadratura Venus Neptuno, y eso nos dificulta la claridad, pudiéndonos llevar a sentir incomodidad. Este aspecto de Siete de Copas, de imaginar cosas que no son, o de exceso de expectativas, lo tendremos varias veces este año, así es que como dice un querido amigo, pie de plomo, y vamos paso a paso, sin apurar los procesos. La semana pasada ya hablamos de esto, de situaciones de nebulosa con respecto a los vínculos, y con poner ojo también, en lo monetario.

Y ya que estamos en proceso de revisar (nos), por qué no mirar las relaciones, empezando por la que una tiene consigo misma: autoestima, valoración, amor propio. Venus retrógrada nos invita a preguntarnos qué queremos, y a qué le damos valor.

Mercurio conjunto al Sol y a Urano, nos sigue llamando a dar pasos agigantados en las comunicaciones tecnológicas , diciéndonos “hay que conectar”. Y ojo, porque podríamos enterarnos de algo, dealguna nueva noticia, porque donde está Urano siempre podemos esperar sorpresas.

Marte sigue en Acuario, y cuando haga cuadraura a la Luna Llena, habrá tensión electrica, por lo que se pueden esperar conflictos.

El martes, en que la Luna en Libra hará trígono a Marte y  a Venus, y será un lindo día para propuestas y encuentros. En nuestra Escuela de Lenguajes Simbólicos,-ahora y hasta nuevo aviso, entera online-, celebraremos cerrando la tercera versión de nuestro Curso de Runas, que tuvo, nuevamente, un grupo muy participativo y totalmente prendido con la sabiduría de la Mitología Nórdica.

El miércoles, con la Luna en Escorpio, ya cuadrando a Saturno y  en oposición a Urano, es un día en que podríamos sentir frustración; atravesamos momentos como humanidad en que no tenemos que aferrarnos tanto a un plan, si no fluir, y entender que hoy la vida, no podemos programarla tanto como antes. Aún así, recibiré a 8 nuevos alumnos de Tarot.

El jueves tendremos la Luna llena en Escorpio (la más intensa de todas), luna de finales, y será bueno revisar las resistencias al cambio, los apegos, las emociones viejas. En buen aspecto a Neptuno, por estos lares celebraremos, con un gran grupo de mujeres, la Bendición del Útero, para seguir purgando y limpiando memorias de dolor. Muy buen día para todos, para meditar.

Hacia el finde, Mercurio en Tauro hará  trígono a Plutón en Capricornio, y entonces vislumbraremos un poco más de empoderamiento y de claridad mental, y luego en trígono a Júpiter podríamos sentir algo más de liviandad.

Seguimos haciendo Astrología para todos. Buena semana.