Escribo desde campo adentro, con una conexión muy poco estable, como el cielo mismo. Espero reciban el informe de la semana, oportunamente.

Seguimos con mucha energía acuariana con un súper stellium de cinco planetas, Sol, Mercurio, Venus, Júpiter y Saturno, que llegará a seis, cuando se produzca la Luna Nueva, el próximo 12 de febrero.

Así, este gran salto de Era, nos está diciendo que todo será muy distinto a como lo hemos vivido, y se nos invita a cultivar una conciencia vincular, la de Acuario, la de casa XI, abrazando la idea del pensamiento integrativo, conectado, tal como comentábamos hace unos días atrás, en relación a la magnífica serie Sense8.

Acuario es pura interconexión y la comprensión profunda de que somos red, incluso más allá de nuestro planeta Tierra (sí, estoy hablando de otras vidas en otros mundos).

Acuario también en aprender a vivir con la incertidumbre, con lo inesperado, con lo imprevisto, es conciencia de humanidad e igualdad, rebeldía y a anarquía incendiaria mediante, como hemos visto estos días en Panguipulli, como reacción al asesinato del joven malabarista, al accionar de la institución de carabineros de Chile.

Mañana lunes, el Sol se unirá con Mercurio que está a punto medio de su retrogradación, permitiendo replantear, y entender algunas cosas que hemos estado evaluando.

Esta semana , Venus y Júpiter en Acuario volverán a preguntarnos qué es lo que queremos, qué es lo que valoramos hoy, que quizás no tenga nada que ver con lo que valorábamos antes. Porque Acuario es selectivo, y es dejarse sorprender hacia nuevas formas.

El jueves, la Luna Nueva se dará en el grado 23 de Acuario, con el stellium y la continuación de las tensiones fijas. Las Lunas Nuevas son tiempos de intencionar, pero para hacerlo bien, hay que vibrar al unísono de aquello que queremos proyectar.

El viernes 12, la Luna ya en Piscis y Mercurio rx , se unen a Venus y a Júpiter en Acuario, será un lindo día especialmente para reencuentros.

Se vienen nuevas formas que todavía no sabemos cómo se manifestarán, pues si lo supiéramos, no serian acuarianas. Esto podría ponernos algo irascibles, haciendo que nos sintamos impotentes. El mejor antídoto para esto, será no planificar a largo plazo y estar lo más presentes posibles, en el momento presente (valga la redundancia), con el desapego tan necesario que piden estos tiempos.

Seguimos haciendo Astrología para todos. Buena semana.